Cierra sus puertas un icono de la tecnología en Chile

Hoy, en Av. Salvador 1068, es el remate final de las últimas existencias de RIGG.

¡Cuántos recuerdos me trae RIGG!

¡Cuántas ferias Softel compartimos con su Gerente General, fundador y dueño, Ricardo Gutiérrez, siempre tan gentil, siempre tan amable!

En los primeros tiempos (estoy hablando de los comienzos de la década del 90), Ricardo nos invitaba a sus oficinas de Av. Salvador (en ese tiempo estaban al frente, en la vereda poniente) para mostrarnos las últimas novedades en proyectores. RIGG trajo los primeros; eran los Proxima, los InFocus. De esos tiempos en que había que cerrar las persianas para que se viera bien lo que proyectaban.

También fue pionero en los antivirus. RIGG (que es una sigla del nombre de Ricardo Gutiérrez Gatica) fue la primera empresa que trajo a Chile el antivirus VirusScan, de McAfee. Para que los clientes pudieran actualizar este antivirus, desarrollaron el BBS RIGG. Ya pocos se acuerdan, pero en ese tiempo (alrededor de 1995) por medio de los Bulletin Board Systems (BBS) los usuarios se conectaban entre sí utilizando un módem y un software. Era un sistema que sólo usaba texto: los usuarios podían bajar archivos, leer noticias, intercambiar mensajes o ver otro contenido proporcionado por el BBS.

Nosotros, en la recordada revista “Siglo XXI, Ciencia y Tecnología” del diario “El Mercurio” (uno de los nombres más largos que ha tenido jamás un suplemento), teníamos nuestro propio BBS, que administraba el imponente Alexander Schek.

El propio Leo Prieto describió a Schek en FayerWayer: “Comenzó escribiendo en la revista ‘Siglo XXI’ de ‘El Mercurio’ a principios de los noventa (publicación de culto), construyó y fue el SysOp del desaparecido BBS de ese mismo suplemento. Pero quizás todos lo recuerden como el  ‘gordito computín’ del programa Mr. Chips, transmitido por el canal de televisión Rock and Pop”.

Entonces, se necesitaban modems; RIGG trajo los de US Robotics, uno de los líderes. Su competencia era Hayes, que también era bien distribuido en Chile; durante muchos años mi amuleto fue un pequeño destornillador que decía Hayes;  me lo habían regalado en un evento (tal vez presentando el veloz módem de 56 Kbps) en el Hotel San Francisco Kempinski: terminó en algún buzón de vidrio de un aeropuerto estadounidense.

Lo llamativo de la historia es que US Robotics fue la empresa que introdujo el Pilot (después llamado PalmPilot), uno de los primeros organizadores personales de éxito, antecesor del Palm.

RIGG trajo el Pilot 1000, el Pilot 5000. Después, el PalmPilot. (La empresa japonesa de lápices Pen Corporation obligó a US Robotics a abandonar el nombre “Pilot”; el siguiente modelo fue el Palm III, ya sin “Pilot”).

En algún lanzamiento de la Softel (o de la FISA) yo me gané un Pilot 5000 por adivinar que estaban tocando la canción “De Buen Humor”, de Glenn Miller. Eso fue en el Hotel Santiago Park Plaza, de Av. Lyon. (Lo perdí en el asiento de una micro.) Mucho después, la empresa 3Com, que se había comprado a US Robotics, nos invitó a Chicago y nos regaló el Palm III. Bruce Claflin era el CEO de 3Com en ese tiempo y se reunió con nosotros: habían tomado la decisión de desprenderse de Palm. Los periodistas tecnológicos nos cansamos de decirle que era mala idea, pero no nos hicieron caso. Su argumento era que los distraía de su negocio principal; que llegaban a una compañía a ofrecer sus productos de redes y todos los ejecutivos sólo les preguntaban por la nueva Palm… Un pobre argumento. Yo conocía a Claflin de antes, cuando era ejecutivo de la PC Company en IBM. Habíamos estado juntos en Sao Paulo. Y estuve en una Comdex en Las Vegas en los tiempos en que fue Senior Vice President de Digital Equipment Corporation. “Conozco la cultura del Este y la del Oeste”, me comentó Claflin.

Igual perdí ese Palm III, que me gustaba mucho.

Durante mucho tiempo, la empresa que más sabía de Palm en Chile era RIGG Tecnología.

Con la llegada de la Internet, RIGG también contó con un pionero servicio Proveedor de Acceso a Internet (ISP), que se llamaba Netup.

De todo esto conversábamos con Ricardo Gutiérrez en las amplias y extensas ferias Softel que realizaba la FISA en su Parque Cerrillos.

Se va RIGG.

Se va toda una era de la tecnología en Chile. Una era en que todo era novedoso, en que todo nos llamaba al asombro. Tan distinta a ahora en que todo nos parece dado.

Tags: , , , , , , , , ,

4 Responses to “Cierra sus puertas un icono de la tecnología en Chile”

  1. Rita Sepúlveda García dice:

    Qué pena. Me tocó un par de veces entrevistar a Ricardo Gutiérrez y lo encontré un visionario y un gentleman. Lo admiré cuando -una vez más pionero- subió la señal de radio Beethoven a la red. Todos mis respetos y un saludo a la distancia.

  2. Alexis Jeldrez dice:

    Efectivamente, Ricardo Gutiérrez era todo un gentleman, y luchó como un Quijote por salvar a la Radio Beethoven. Modernizó con su característico entusiasmo esta emisora. Al poco tiempo, usaba casi solamente archivos MP3, y Adolfo Flores podía administrarla de manera remota. Siempre positivo, Ricardo participó durante un par de años en el Consejo de Lectores de la sección “Ciencia y Tecnología” de “El Mercurio”, donde compartió con destacados científicos y ejecutivos tecnológicos como Ana Paola Teixeira, de AndinaTech, o Juan de Dios Fernández, de Bysupport. Uno de los hijos de Ricardo, Matías Gutiérrez Mostafá, es un gran biotecnólogo que ha trabajado con el Dr. Pablo Valenzuela y con el Dr. Rafael Vicuña.

  3. Pamela dice:

    No tenía idea que había cerrado las puertas, pero era obvio después de todo lo que pasó. ¿Qué es de Ricardo ahora?.
    El fué mi profesor en la Escuela de Negocios de la U de Chile hace 2 años atrás, y le tengo mucho aprecio.
    Es sin duda una persona muy sabia, muy gentil y jugado por lo que quiere.
    Si alguien sabe algo de él favor publicarlo. Gracias.

  4. Alexis Jeldrez dice:

    Lo que yo sé es que Ricardo Gutiérrez tiene una empresa que se llama Cartero.com, “Publicidad en Google y Diseño Web”, y, además, tiene un emprendimiento de biotecnología junto con su hijo Matías.

Leave a Reply