Un Mordisco Millonario

octubre 10th, 2011

Después de vender su liebre Volkswagen hace ocho años, Steve Jobs, 29, se instaló en el garaje de su casa a fabricar computadores. Le fue bien; en 1983 su empresa vendió casi 1.000 millones de dólares…

PARA los norteamericanos es un héroe, un símbolo, un ejemplo digno de imitar. Steve Jobs, 29, comenzó fabricando computadores pequeños en el garaje de su casa hace ocho años y hoy tie­ne una fortuna de más de 400 millones de dólares. Es la prueba palpable, para ellos, de que todos los ciudadanos pueden llegar a ser millonarios. De que existe igualdad de oportunidades en Estados Unidos.

Hijo adoptivo de una familia californiana de clase media, su primer trabajo lo conseguiría respondiendo a un aviso en el diario que decía: “Diviértase y gane dinero.” Ideal. Se convirtió en el cuadragésimo empleado de Atari. Tenía 18 años y sus estudios se reducían a un semestre en la universidad. Esta empresa era muy especial: las reuniones de comité creativo se hacían con marihuana. . .

Jobs estaba feliz en su trabajo, pero nunca tanto como para no sentir la imperiosa necesidad de partir de allí —con su sueldo en el bolsillo, pelado al cero y con su mochila— hacia la India, en busca de tranquilidad espiritual. No le llegó la iluminación, así que, al cabo de un año, regresó a los Estados Unidos a buscar, sin éxito, a sus verdaderos padres. Luego, se dedicó a la terapia primordial y, por último, a la vida comunitaria.

Finalmente, con su amigo y compin­che Stephen Wozniak, cinco años mayor que él, se dedica a fabricar y vender “cajas azules”, aparatos electrónicos ilegales que permiten hacer llamadas telefónicas de larga distancia gratis.

Pero Wozniak era un pequeño “mago” de la computación y lo que realmente le interesaba era llegar a construir un pequeño computador fácil de usar. Para es­to, ingresan los dos a un club de “computófilos”: el sueño de Wozniak era que sus amigos le llegaran a preguntar: “¿Y tú hiciste todo eso con tan pocos circuitos integrados?”

NACE UN COMPUTADOR

Lo bueno que tiene este par de ami­gos es que se complementan perfectamente —como el gordo y el flaco—, porque Wozniak tenía el genio computacional y Jobs, una visión comercial que ya hubiera querido para sí Gordon Getty. Lo que nin­guno de los dos tenía era dinero.

Hasta que un buen día Wozniak lo­gró construir su pequeño computador con piezas que Jobs había sacado de Atari, y otras que él mismo consiguió en la Hew­lett-Packard, donde trabajaba como ingeniero. Jobs tenía 21 años.

Mientras Wozniak observa la magní­fica máquina que acaba de crear —tal como Miguel Angel miró a su David recién terminado—, Jobs divaga en las múltiples posibilidades comerciales del nuevo “producto”.

Cuando sus amigos del club de computación ven la nueva máquina, todos quieren tener una.

Afirma Wozniak: “Después que diseñé el computador que posteriormente llamaría­mos «Apple I», Jobs me dijo: «Mucha gente quiere construir estos aparatos. ¿Por qué no fabricamos y vendemos un tablero de com­putador personal para ellos?»”

“Hicimos algunos cálculos y llegamos a la conclusión de que no recuperaríamos nuestro dinero. Costaría alrededor de mil dólares diseñar un tablero de computador personal y fabricar algunos. Era poco pro­bable que pudiéramos vender tantos en el club. Pensé que perderíamos todo nuestro dinero, y Jobs dijo: «Sí, perderemos todo, pero tendremos una empresa por única vez en nuestras vidas.» Y yo pensé que eso es­taba bien.”

Para satisfacer la demanda, Jobs tuvo que vender su liebre Volkswagen, y Woz­niak su calculadora científica 65 Hewlett-Packard. Con los 1.300 dólares que reco­lectan, contratan a un amigo para que ha­ga el diseño de un tablero de circuitos im­presos que reduzca la línea de montaje de sesenta horas a seis.

Al momento de patentar un nombre para el computador, no se les ocurría nada. Horas y horas estuvieron pensando… Al fi­nal, Jobs, sacando un mordisco de la man­zana que estaba comiendo, dijo: “Si a nadie se le ocurre un nombre mejor antes de las cinco de la tarde, le pondremos «Apple».”

Se instalaron en el garaje y en un dor­mitorio de la casa de los padres —los adoptivos— de Jobs.

Recuerda:

“Uno podía conectar las piezas a este tablero de circuitos y soldarlas, ¡y funcio­naba!… De manera que lo que íbamos a hacer era fabricar y vender tableros de cir­cuitos vacíos a nuestros amigos. Esperába­mos vender unos cien tableros. Los podía­mos confeccionar con un costo de 25 dóla­res. Pensábamos que si los vendíamos en cincuenta dólares, podríamos sacar una ga­nancia de 2.500 dólares y recuperar nuestros gastos.”

SOLO CON EL MEJOR PUBLICISTA

Pero no tenían dinero para hacer los tableros, de modo que deciden recaudar el efectivo antes. En eso estaba Jobs cuando un negocio de computadores le hizo un pedido de cincuenta tableros. Sus ojitos brillaron con signos de dólares y tuvo una visión de múltiples líneas de montaje pro­duciendo un computador cada siete segundos…

El único problema estaba en que este negocio les exigía tableros completamente ensamblados, para lo cual requerían pie­zas que costaban miles de dólares. Enton­ces Jobs sacó a relucir su mejor arma: un poder de convicción brillante. “Fui a tres distribuidores locales de repuestos electró­nicos y, lleno de loco entusiasmo, los convencí”, es lo que mejor sabe hacer, “de que nos vendieran alrededor de 25 mil dólares en repuestos, a treinta días plazo. No teníamos capital. Nada. Y ellos se jugaron por nosotros…”

 “Construimos cien computadores. Entregamos los cincuenta que nos habían pe­dido en el negocio, y devolvimos el dinero que adeudábamos en 29 días. Nunca volvi­mos a tener problemas de caja.”

Enseguida, intentó conseguir al mejor publicista de la región, Regis McKenna. “No podíamos pagarle a ninguno, de modo que preferimos no pagarle al mejor.” McKenna rechaza dos veces a Steve. A la tercera, Jobs le dice: “Regis, no tengo di­nero para pagarle. Quiero que usted haga nuestra publicidad. Seremos una empresa de computadores con un éxito increíble. Créa­me. Sólo créame. Le pagaré en un año.” El lo miró a los ojos y dijo: “Oquei.” Algo vio en los ojos de Steve: la determinación, la decisión de ser el mejor.

Su primer trabajo fue diseñar el lo­gotipo de Apple, una manzana con un mordisco (en un comienzo incluía también a Newton en su pose favorita: debajo de un manzano).

LLEGA EL DINERO

McKenna le sugirió que se entrevistara con un inversionista dedicado a financiar empresas nuevas, Don Valentine, con el fin de solucionar de una vez y para siempre los problemas de capital. Valen­tine fue a revisar el nuevo computador y encontró a Jobs —que evidentemente no lo esperaba ese día— con sandalias, bluyines recortados, el pelo hasta los hom­bros y barba a lo Ho Chi Minh. Posteriormente, de regreso en su oficina, Valentine llamaría a McKenna para preguntarle: “¿Por qué me mandaste a hablar con este renegado de la raza humana?”

A pesar de este incidente, recomendó la empresa a A.C. “Mike” Markkula, ex gerente de mercadeo de una fábrica de circuitos in­tegrados. Markkula ofreció su experiencia y 250 mil dólares. Jobs y Wozniak empe­zaron a llamarlo socio al tiro. Markkula se consiguió una línea de crédito con el Bank of America, y convenció a dos empresas fi­nancieras para que invirtieran en Apple.

La nueva empresa estaba lista. Lle­garía a ser una de las más grandes de Es­tados Unidos.

Desde un comienzo la pequeña com­pañía lo hizo todo bien: diseñaron un mo­delo elegante y bonito. Jobs exigió que se usara plástico claro y atractivo en vez de metal. Escribieron manuales concisos y sencillos que harían que las máquinas fueran fáciles de usar. Este modelo (el Apple II) ha vendido dos millones de unidades hasta hoy…

Se dice que Apple es la firma de más rápido crecimiento en la historia es­tadounidense. Sus ventas subieron de 2,7 millones de dólares en 1977 a 982 millones en 1983.

Paralelamente crecía la fortuna de Jobs (Wozniak se retiró un par de años para organizar festivales de música rock). Como le gusta contarlo a él mismo: “A los 23 años mi fortuna era un millón de dólares. A los 24, diez millones. A los 25, cien millones.”  Hoy, a los 29 —y todavía soltero—, se calcula su fortuna en 427 millones de dólares.

Así se formó la fortuna de Steve Jobs, una de las más sorprendentes, rápidas y abul­tadas de nuestro tiempo.


				

Acá está El Rey del Rock

octubre 5th, 2011

Elvis, ídolo de los coléricosAgosto de 1987. Falta una semana para que se cumplan 10 años de la muerte de Elvis Presley. En la “Revista del Domingo” de “El Mercurio” propongo celebrarlo con una crónica en portada y centrales.

En una época sin Internet y sin las facilidades de comunicación actuales, una fuente básica de la información que conseguí fue una maravillosa colección de la revista “Ecran” que la “Revista del Domingo” había adquirido. Estaban todos los números de los años 50 y 60 magníficamente empastados.

De allí surgió la referencia a Camilo Fernández, el gran productor musical de la Nueva Ola (Q.E.P.D.). En 1957, él se había manifestado crítico de Elvis, favorable a Pat Boone. Yo creo que su punto de vista era compartido por muchos en ese momento.

Le dolió la publicación a Camilo Fernández. Envió una larga nota justificando su posición. Se publicó el 13 de septiembre de 1987: “La reacción fue violenta, y los juicios, apresurados”, confiesa. “La irrupción de Presley fue una bomba en el centro de nuestra burbuja cultural. Convirtió el canto en un grosero atentado sexual”.

El diseño de la crónica es de mi gran amigo Carlitos Olavarría (Q.E.P.D.), a quien le dedicó esta republicación.

Nada me gustaba más que escribir historias de rock en la “Revista del Domingo”: unía dos de mis grandes pasiones: la historia y la música, y, dentro de la música, el rock. En este mismo volumen empastado de la “Revista del Domingo”, también hay una crónica sobre los Doors, sobre Maurice Ravel, sobre el compositor chileno Andrés Alcalde (compañero mío en el Conservatorio), sobre Gershwin y sobre el músico brasileño Heitor Villalobos. Ya las irán viendo…

Todas ellas fueron acompañadas por programas en la radio. ¡Ah, no! ¡Si yo era muy multimedios en los años 80! Siempre llamaba a una radio y les pedía que hicieran un programa. Este, de Elvis, fue en la Radio Infinita, 100.1 FM Stereo, a las 19 horas, el domingo 9 de agosto de 1987.

Debo agradecer el aliciente que me dieron Verónica Núñez y Marco Peña, del programa “Días Felices”, de Radio Agricultura, para digitalizar este material y publicarlo. Era una cosa que siempre había tenido pendiente, pero nunca atinaba.

El programa “Días Felices” va todos los domingos de 11 a 13 horas en Radio Agricultura 92.1 FM.

Elvis Presley: Idolo de los coléricos

octubre 4th, 2011

Rebeldía con clase
REBELDÍA CON CLASE: El grito es “lo joven es hermoso”. A pesar de su apariencia, era humilde y cortés.

 

No sólo James Dean atrajo seguidores en la época de las casacas negras y las motonetas. Elvis Presley los hizo bailar. El próximo domingo se cumplen diez años de su muerte.

CON sus pantalones negros ceñidos, su vis­tosa camisa con cuello levantado, su largo pelo y sus patillas, el Rey enfrenta a la multitud.

—Me gusta comenzar mis conciertos con el himno nacional —dice por el mi­crófono con su inglés arrastrado y de vaga pronunciación—. ¿Se pondrían to­dos de pie, por favor?

Y las 15 mil personas, que copan el estadio de Seattle, se levantan.

Elvis toma la guitarra, se retuerce una vez más, toma aliento, y estalla en un violento rocanrol: “You ain’t nothing but a hound dog. . . (No eres más que un sabueso).”

La multitud, sorprendida, enloque­ce. El público de las galerías se mueve hacia arriba y hacia abajo, como una gi­gantesca estrella de mar. Ni siquiera se escucha la voz de Elvis. Ocurre en 1957.

La irreverencia será uno de los dis­tintivos de Elvis Presley, El Rey, el in­comparable, el sin par ídolo de la mú­sica popular, fallecido hace diez años.

Pero Elvis era algo más que un cantan­te. Fue un símbolo de rebelión. Un grito de lucha. Newsweek lo llama “el niño que abrió la brecha generacional”. El creador de una música que los jóvenes pueden lla­mar suya, ya no de sus padres.

Eclipsa así a esas estrellas de cine y vocalistas de centros nocturnos que rei­naban en el mundo de la canción. A Frank Sinatra y Bing Crosby.

En Latinoamérica, relega a lugares secundarios a chilenos como Antonio Prieto y Lucho Gatica. Y empequeñece los triunfos de Miguel Aceves Mejías, con La cama de piedra, y Libertad Lamarque, con Fumando espero.

Todo comienza en enero de 1956 con estos sones: “Well, since my baby left me,/ found a new place to dwell/ down at the end of Lonely Street/ at Heartbreak Hotel.” (“Desde que mi chica me dejó,/ encontré un nuevo lugar para vivir/ al final de la Calle Solitaria/ en el  Hotel Nostálgico.”)

Elvis tiene 21 años; su rudo y sagaz empresario, el Coronel Tom Parker, le consigue un fabuloso contrato con la RCA, que edita Hotel Nostálgico, y ven­de un millón de discos en un suspiro.

SALIR DEL MONTON

Atrás quedan los días de miseria en Tupelo, Mississippi; los días de camionero en Memphis. Atrás, sus giras por los estados del sur estadounidense, pro­movido como El Gato Montañés.

Ese mismo enero debuta en televi­sión. Canta: “Puedes quemar mi casa, ro­bar mi auto, beber mi sidra de mi viejo ja­rro; pero no pises mis zapatos de gamuza azul. Puedes hacer cualquier cosa, perc apártate de mis zapatos de gamuza azul.”

La letra debe haberla disfrutado este tímido chico que tarda un cuarto de hora en peinar su “copete” y su “gatito”. Que adora la ropa vistosa. Que usa tenidas de terciopelo o de cuero. Que disfruta las chaquetas rosadas.

Que, ya en el liceo, gustaba deslum­brar, llamar la atención.

—Quería ser diferente y parecer de más edad —cuenta Elvis a una periodista en marzo del 57—. El único modo fue dejarme el pelo largo y usar ropa negra. Mis compañeros me molestaban muy a menudo por mi aspecto, pero no desistí. Incluso entonces sabía que para destacar del montón había que ser distinto.

No sólo sus canciones se ponen de moda, sino TODO él. Sus ojos adormi­lados, su boca chueca, sus contorneos y estremecimientos al cantar.

CRITICAS CRIOLLAS

Chile se llena de elvispresleys. Con casacas negras circulan sobre raudas motonetas, escuchando las primeras radios a pilas por las que sale su música.

A Camilo Fernández, entonces co­mentarista de discos de revista Ecran, le disgustaban estos imitadores. “Pantalones ajustados, patillas, pelo largo, se identifican en la calle”, reseña para la Navidad del 57. “Bailan muy bien «rock» y no pierden tiempo en conversa­ciones con una muchacha: bastan los he­chos (. . .). Están reñidos con la conver­sación inteligente o culta.”

Decía que Elvis era el “creador de un estilo vocal que ha causado más daño a la música popular que todas las influencias negativas en medio siglo”.

Se quejaba de “las convulsiones de Presley, su fraseo entrecortado, sus alu­siones sexuales en gestos y canciones, que se hacen groseras”.

Fernández, por aquella época, tenía el remedio. “Si se necesita un modelo, es preferible imitar a Pat Boone”, que era “un muchacho culto, sano, educado, uni­versitario, padre de tres hijas, enamorado de su mujer”.

No estaba solo en sus ataques. En Estados Unidos, Frank Sinatra llama al rock “la forma de expresión más brutal, fea, desesperada, viciosa”.

Ed Sullivan —rey de la televisión estadounidense— jura que Elvis jamás pisará su show. Pero cuando el Coronel Parker lleva a su pupilo al programa de la competencia y su rating baja brus­camente, Sullivan renuncia a todo y de­sembolsa inconcebibles 50 mil dólares para captar a Presley.

CONTORSIONES VENDEDORAS

Se presenta tres veces entre el 8 de septiembre del 56 y el 6 de enero del 57. Sólo en el tercero lo censuran: lo mues­tran de la cintura para arriba, para que no vean cómo Elvis mueve la pelvis. (Le dicen “Elvis the Pelvis”.)

El crítico musical Greil Marcus está de acuerdo con la censura. El revisó los videos un cuarto de siglo después y con­cluyó: “Si apareciera hoy en televisión, el espectáculo no sería menos chocante.” A pesar de que considera a Presley “una fi­gura suprema” en la vida estadouniden­se; sin comparación.

Y por qué se mueve así. Elvis:

—En mi primera aparición después que comencé a grabar, yo estaba en un show en Memphis donde comencé a hacer eso. Estaba haciendo una canción rápida, uno de mis primeros discos, y todo el mundo estaba vociferando, y yo no sabía por qué gritaban así. Me fui del escenario y mi manager me dijo que ellos gritaban porque yo me estaba contorsionando. Bueno, volví por un bis y, entonces, hice un poco más, y mientras más lo hacía, más locos se ponían.

Pero no es tan así la cosa. A los 18, cantaba spirituals y movía las caderas, lo que ponía en situación engorrosa a sus compañeros de canto. En los estudios de RCA, Elvis …movía las caderas, lo que molestaba a los ingenieros porque se ale­jaba del micrófono. El jefe de sonido le pide que se quede tranquilo.

—No, no puedo —responde Elvis—. Lo siento. Comienzo a cantar y los mo­vimientos son involuntarios.

SIGUIENDO A JAMES DEAN

Cuando pasa a Hollywood, Elvis se propone emular a James Dean (fallecido un año antes) y a Marlon Brando, sus ídolos. Ellos representaban la primera ola de rebelión de una juventud disconforme. Surgen los beatniks, antecesores de los hippies.

Es la onda popular. En un nivel más culto, en el ensayo, la novela y, so­bre todo, en el teatro, habían surgido antes en Gran Bretaña los jóvenes ira­cundos, con Harold Pinter y John Osborne (Recordando con ira). En el mismo ámbito, crece en Estados Unidos la Beat Generation, con Jack Kerouac, Allen Ginsberg y Lawrence Ferlinghetti. Ellos expresan el desengaño de los jóvenes por la sociedad de consumo.

El Coronel Parker aprovecha el ci­ne como catapulta para su estrella. Se le ocurre sacar 500 copias simultáneas de la película para estrenarla en igual nú­mero de salas. Cosecha ganancias fabu­losas. Además, comercializa a paso de pulga las bandas de sonido de los fil­mes: primero como singles; luego, como álbumes.

En Chile lo instalan de inmediato en el podio de los diez actores favoritos. Lo superan Yul Brynner, Rock Hudson y, sobre todo, el inefable James Dean.

Sus bolsillos engordan una barba­ridad. En semanas llega a ganar hasta 50 mil dólares en presentaciones per­sonales, más los que le pagan por pelí­cula y por aparecer en televisión, más los millones de discos vendidos… Du­rante 1956, su primer año, recauda 1 millón 900 mil dólares.

“PREFIERO MANEJAR CAMIONES”

Primero compra un Cadillac rosa­do. Después, uno negro; otro amarillo, una limosina negra. Un Lincoln blanco; un coche deportivo Messerschmitt. Pero lo que más le gusta es pasear por las ca­lles de Memphis —¡soplado!— en su moto Harley-Davidson, llevando a bel­dades hollywoodenses como Natalie Wood, quien viaja especialmente a Mem­phis para conocer a sus padres.

También adquiere una mansión de 23 habitaciones, que denomina Graceland (La Tierra de la Gracia). En ella fa­llecerá veinte años más tarde.

Le encantan el cine y los parques de diversiones. No va así no más; los arrien­da para él y sus amigos. Y maneja los pe­queños automóviles, lanza pelotas de tra­po a los monos porfiados, dispara a las hileras de patitos y gana ositos de felpa.

Tiene sueño intranquilo. Se acuesta a las dos, a las cuatro de la madrugada, y duerme, mal, hasta mediodía.

De gustos sencillos, es bueno para las hamburguesas, el pollo asado, la car­ne de cerdo, los emparedados, la leche, los helados.

Y para contorsionarse.

El Coronel Parker y otros ejecuti­vos le han pedido que suavice sus inter­pretaciones. Elvis se opone:

—Si tengo que limitarme a mi voz, prefiero volver a manejar camiones.

Tal como crece el número de sus admiradores, aumenta el de los detractores. Con el objeto de sacarlo de circulación, gran cantidad de gente envía diariamente cartas a la Oficina de Re­clutamiento, pidiendo que enrolen al ídolo.

LA PARADOJA DE ELVIS

Finalmente, el 24 de marzo de 1958, a las 6.30 de la mañana, Elvis se incorporó al Ejército.

A su regreso en 1960, venía con el pelo a lo Sansón: cortito. Suave.

Y se dedicó a cantar baladas como su famosa versión de O Sole Mio que él llamó Ahora o nunca.

—El período previo no era hacia los adultos. Era solamente para la juventud. Ahora hace una música más pausada, más melódica. Ya dejó de ser el lolito del rocanrol con todos sus movimientos que llegaba más bien a las quinceañeras; em­pezó a llegar a todo tipo de público —explica la fan chilena Mireya Campos, profesora de alemán, que lo sabe todo sobre Elvis y posee una espectacular co­lección de más de un centenar de discos suyos.

A fines de los años 60, Elvis comen­zó a presentarse de manera habitual en Las Vegas. Le pagaban 100 mil dólares por noche.

Al momento de morir —con 115 ki­los y una docena de tranquilizantes dis­tintos en el cuerpo—, se le consideraba un destacado vocalista de centros noc­turnos. Como ésos que él mismo había eclipsado. Tenía 42 años.

Texto: Alexis Jéldrez

9 de agosto de 1987

 


Video de Sir Martin Rees sobre lo que no sabemos

octubre 17th, 2010

Martin Rees. (Wikimedia Commons)

Un usuario de este blog me hizo llegar el siguiente video sobre este tema. Dura casi 50 minutos, se llama “Lo que aún no sabemos” (What we still dont know), y está en Google Video. El autor es el cosmólogo y astrofísico inglés Sir Martin Rees.

What We Still Dont Know

Las respuestas íntegras de Duncan Forgan

octubre 17th, 2010
Duncan Forgan. (Imagen obtenida de http://www.roe.ac.uk/~dhf/Home.html)

Here are the complete answers of Duncan Forgan, researcher of astrophysics at the University of Edinburgh, to my article about the possibility of alien life.

I told him:
“We watched last Sunday in our country the Discovery Channel documentary with Stephen Hawking, and I saw your work mentioned in a BBC article called “Number of alien worlds quantified” (February, 2009).
“It would be great for my article if you could answer a few questions.

Question:
1. Which is the number of intelligent civilizations you deem most likely in our galaxy (and why): 1, 361, 31,513, 37,964, 1,000,000?

Forgan answer:

Thanks for your mail.  Here are some answers for you, I hope they are useful!

1. At the minute, all of those numbers are still possible.  Which number you come up with depends on which assumptions you make about life and its evolution into intelligent life.  I expect that the real number is closer to the tens of thousands.

Question:
2. Do you think there is a possibility of contact with alien civilizations?

2.  Sadly no.  Even if there are tens of thousands of civilisations in the Galaxy, they are likely to be separated by vast distances.  The speed at which communications could travel is the speed of light.  The Galaxy is 100,000 light years across, which means signals would take 200,000 years to travel that distance and come back to us.  While aliens might be a little closer, my research indicates not much closer, maybe 1,000 light years away.  This means that if we send a signal now, we wouldn’t get a response until 4010.

Also, civilisations have to exist at the same point in time to communicate.  The number tens of thousands is throughout the history of the Galaxy (nearly ten billion years).  All these facts make the probability of communication very low indeed.

Question:
3. Could there be life on Mars? Or, could life have existed on Mars?

3. This is very difficult to say! There appears to be geological evidence of liquid water on Mars in the past, which would be very helpful for life.  It’s possible there may still be habitats for life under the surface in the permafrost.  If there ever was life on Mars, then it’s  unlikely to be more sophisticated than simple, hardy bacteria that can survive in conditions most lifeforms would think of as thoroughly unpleasant.

Question:
4. The possibility of life in the universe is rare or frequent? What do you think? Are we average or the exception?

4. I suspect that simple bacterial life is probably very common.  I wouldn’t be surprised if we found it in our own Solar System (say on Jupiter’s moon Europa, or Saturn’s moons Enceladus or Titan). As for intelligent life, I suspect that it may be moderately common, but in such a vast Galaxy, quite insignificant and probably impossible to communicate with.  Most of scientific theory since Copernicus begins with the premise that Earth and its occupants do not occupy a special place in the Universe.  I hope to live to see the day when that can be tested!

Best Wishes,

Duncan Forgan

Postgraduate PhD Student
Institute for Astronomy
School of Physics and Astronomy
University of Edinburgh
Royal Observatory
Blackford Hill
Edinburgh

Directory page:  http://www.roe.ac.uk/ifa/people/dhf.html
Research page:   http://www.roe.ac.uk/~dhf

The University of Edinburgh is a charitable body, registered in Scotland.

Sí existe vida en otros planetas

julio 31st, 2010

Sólo en nuestra galaxia, podría haber decenas de miles de civilizaciones inteligentes, estima un experto de la Universidad de Edimburgo.

El problema es que no nos podemos comunicar con los alienígenas: si les mandáramos una señal ahora, no obtendríamos una respuesta antes del año 4010.


La Tierra es tremendamente guapa: tiene el tamaño perfecto, ni muy grande ni muy chica, y está a la distancia precisa del Sol: ni muy cerca que te quemes, ni muy lejos que te hieles.

Es una cosa maravillosa.

Por eso tenemos vida acá.

No es tan corriente eso. Las posibilidades son pocas. Pero el universo es tan grande, que incluso con mínimas posibilidades los resultados son enormes.
Es muy raro esto, pero es verdad: la probabilidad de la vida misma es muy pequeña, pero en un universo tan inmenso, hasta la más ínfima posibilidad es gigantesca.

El universo es tan enorme, que es extremadamente poco probable que la Tierra sea el único planeta en que haya evolucionado la vida, plantea el destacado científico Stephen Hawking en el nuevo documental de Discovery Channel “El Universo de Stephen Hawking”.

Stephen Hawking abrió la polémica

Stephen Hawking abrió la polémica sobre la posibilidad de vida extraterrestre en su programa en Discovery Channel. (Imagen: Gentileza de Discovery Communications).

Hawking añade que es casi seguro que existe vida en muchas otras partes del universo, no sólo en planetas, sino que tal vez incluso flotando en gigantescas naves a través del espacio interplanetario. De pasada menciona incluso que podrían ser agresivos.

“Para mi cerebro matemático, los meros números hacen que pensar en aliens sea perfectamente racional”, señaló Hawking en la serie que debutó el 2 de mayo en Discovery Channel. “El verdadero desafío es averiguar cómo son realmente estos alienígenas”. Y en qué andan.

Carl Sagan, el gran divulgador de la ciencia que dirigía la serie “Cosmos” (1980), citaba frecuentemente la “Ecuación de Drake” para explicar las posibilidades de vida inteligente en otros planetas.

“El autor de esa ecuación que citaba Carl Sagan es el radioastrónomo Frank Drake, quien en 1961 puso todos los factores que permiten determinar el número de civilizaciones avanzadas en nuestra galaxia”, explica con entusiasmo de divulgador el astrónomo chileno José Maza, de la Universidad de Chile, Premio Nacional de Ciencias 1999.

“La Ecuación de Drake le da a uno el número de civilizaciones inteligentes, tecnológicamente desarrolladas que existen en nuestra galaxia, y eso depende de como siete u ocho factores”. Explica Maza: “del número de estrellas que se forman, de la fracción de las estrellas que tienen planetas, de los planetas que están en la zona de habitabilidad, de la probabilidad de que se desarrolle vida en el planeta, de la probabilidad de que la vida evolucione hacia formas avanzadas, de la probabilidad de que las formas avanzadas evolucionen hacia una civilización tecnológica y, por último, del largo de tiempo que vive una civilización tecnológica. Si uno multiplica todos esos factores, le va a dar cuántas civilizaciones tecnológicas avanzadas hay en nuestra galaxia (la Vía Láctea)”.

Hay pocas certezas.

“La incertidumbre es tan grande, que Carl Sagan dice que, en el caso más favorable, si todas las cosas van con viento a favor, podría haber un millón de civilizaciones en nuestra galaxia. Si las cosas van en contra, podría ser una sola la civilización inteligente, la nuestra”, cuenta José Maza.

Como en nuestra galaxia hay 200.000 millones de estrellas, en el caso optimista habría una civilización por cada 200 mil estrellas.

El problema es que las distancias son tan enormes, que no nos podemos comunicar con ellos. “En el caso más optimista habría unos 400 años luz en promedio entre dos civilizaciones. En el caso más pesimista, con una civilización por galaxia, habría unos 3 millones de años luz entre civilizaciones”.

La mayoría de la vida extraterrestre debería ser el equivalente a microbios o animales simples que no son visibles a simple vista.

“La forma de vida más probable que se pueda encontrar en el universo son los microorganismos”, confirma el biólogo chileno Tito Ureta, académico de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, quien lleva más de 30 años dando un curso de Evolución Molecular, pero que también ofrece un curso de mucho éxito sobre vida inteligente fuera de la Tierra, “que es algo menos probable todavía que encontrar vida en otros planetas”. (El curso se dicta en Santiago.)

Ahora, estos microorganismos siempre, en cualquier parte del universo, van a evolucionar. “La evolución es una cosa que tendría que ser universal”, sostiene Ureta. “En la Tierra, los animales visibles a simple vista aparecieron en los últimos 500 millones de años, y pasaron 4.000 millones de años antes de que aparecieran”.

APARECEN MÁS SISTEMAS SOLARES, MÁS PLANETAS

Cuando Carl Sagan hace sus predicciones, basándose en la “Ecuación de Drake”, no se conocían otros sistemas solares. Hoy, se han descubierto más de 400 planetas que están fuera de nuestro Sistema Solar (se les llama “exoplanetas”). Esto aumentó las posibilidades de vida extraterrestre.

En febrero del año pasado, el científico Duncan Forgan, de la Universidad de Edimburgo, publicó sus propias estimaciones en la “Revista Internacional de Astrobiología”.

Duncan Forgan. (IfA)

De acuerdo a un artículo en la BBC, lo que hizo Forgan fue simular una galaxia similar a la nuestra, permitiéndole desarrollar sistemas solares basándose en lo que ahora se sabe de la existencia de los exoplanetas.

Luego, sometió estos mundos extraterrestres a distintos escenarios.
El primero supuso que es difícil que se forme la vida, pero fácil que evolucione. Así obtuvo 361 civilizaciones inteligentes en la galaxia.

Un segundo escenario supuso que la vida se formaba fácilmente, pero que la evolución es compleja. En estas condiciones, obtuvo 31.513 formas de vida extraterrestre.

El último escenario consideraba la posibilidad de que la vida pasara de un planeta a otro por medio de colisiones de asteroides, una posibilidad que también mencionó Hawking en su documental y que podría haber sido la causa de la vida en la Tierra. Con este esquema, consiguió 37.964 civilizaciones inteligentes.

-¿Cuál es el número que considera realmente más probable? –le preguntamos por mail a Duncan Forgan.

-Yo espero que el número real esté más cerca de las decenas de miles –contestó Forgan.

-¿Existe alguna remota posibilidad de contactarse con ellos?

-Desgraciadamente, no. Aunque existan decenas de miles de civilizaciones en la galaxia, lo más probable es que estén separadas por enormes distancias. La velocidad a la que las comunicaciones pueden viajar es a la velocidad de la luz (300 mil km/segundo; 1.080.000.000 km/h). La galaxia mide 100 mil años luz de lado a lado. (Un año luz es la distancia que recorre la luz en un año: son casi 10 billones de kilómetros.) Esto significa que las señales demorarían 200 mil años en ir y volver. Aunque los aliens podrían estar un poco más cerca, mi investigación indica que no estarían mucho más cerca, quizás a mil años luz de distancia. Esto significa que si les enviamos una señal ahora, no obtendríamos una respuesta hasta el año 4010.

Además, las civilizaciones tienen que existir al mismo tiempo para comunicarse. El número “decenas de miles” es a través de toda la historia de la galaxia (alrededor de 10.000 millones de años), dice Forgan. La probabilidad de comunicarse es baja.

COMO LA CRUZ DE ARTURO MOYA GRAU

Para tratar de entenderlo, el astrónomo José Maza lo pone en estos otros términos: “En el caso más favorable, con viento a favor en todos los parámetros, podríamos obtener una civilización por cada 200 mil estrellas. Si en Santiago vivimos 6 millones de habitantes, debe haber 1 millón de casas. Imagínese que le dijeran que en cinco casas de Santiago está esa cruz de oro y diamantes que buscaban en una teleserie” (Se refiere a “La última cruz”, de Arturo Moya Grau, 1987, con Carolina Arregui.). “Significaría que en una casa de cada 200 mil casas está esa cruz. Uno tendría que golpear 200 mil puertas antes que una persona me diga: “Sí, yo la tengo”.

Entonces, lo más lógico sería ir a la televisión y decir: “Estamos buscando esta cruz de oro”; o mandar un mensaje radial. Uno no iría casa por casa.

Esto es lo que hace el mensaje del Voyager, que hizo Carl Sagan, justamente también, junto al radioastrónomo Frank Drake.

“Entonces, para comunicarse con civilizaciones extraterrestres lo que uno tendría que hacer es mandar señales, mandar ondas de radio”, señala Maza.

De manera inversa, lo otro que se ha pensado es que, si existiera en alguna parte una civilización, arrojaría ondas, y para recibirlas está el radiotelescopio de Arecibo que aparece en la película “Contacto”, con Jodie Foster.

Si bien hasta ahora en Arecibo no se ha recibido ninguna señal del espacio que no pueda ser explicada por causas naturales, Hawking comentó en su programa que en Ohio sí se recibió una señal extraña en agosto de 1977. Le llaman la señal “Wow!”, porque el científico que la descubrió anotó esa expresión al lado. Duró 72 segundos y no tiene explicación.

La única señal inexplicable que se ha recibido del espacio es la "Wow! Signal". (The Ohio State University Radio Observatory and the North American AstroPhysical Observatory, NAAPO)

Lo frustrante, dijo Hawking, es que tal vez esa señal demoró 200 años en llegar acá. Y si enviáramos una señal de vuelta en la dirección correcta, demoraría otros 200 años, y quienes la enviaron ya no estarían allí.

SALUDOS CORDIALES DESDE ACÁ

Durante los últimos cuarenta años, los terrícolas hemos estado enviando aplicadamente señales amistosas, de frente y de perfil, al espacio exterior, y éste fue otro de los trabajos fundamentales de Carl Sagan, que muchas veces colaboró con Frank Drake. A comienzos de los años 70, se lanzaron las naves Pioneer 10 y 11, las primeras que abandonaron el Sistema Solar. Llevaban unas placas con figuras desnudas de un hombre y una mujer (se temió la censura de los sectores conservadores), junto a símbolos que intentaban explicar de dónde provenían las naves.

El Mensaje de Arecibo

El Mensaje de Arecibo

En 1974, Drake y Sagan participaron en el envío del Mensaje de Arecibo, una señal que se envió una sola vez por medio de ondas de radio al grupo de estrellas M13, a unos 25 mil años luz de distancia. Dentro del mensaje se incluyeron los números del uno al diez, un dibujo del Sistema Solar, un gráfico de la doble hélice del ADN, una figura humana y la dimensión de la antena transmisora en Arecibo.

Para llegar a su destino, demorará 25 mil años, y, si mandan una respuesta, otros 25 mil años, de modo que no existe ninguna posibilidad de conversar con estos extraterrestres.

El mensaje más completo es el disco dorado del Voyager, la obra de arte de Sagan. Las naves Voyager 1 y 2 llevan una verdadera cápsula de tiempo, que incluye la canción “Johnny B. Goode”, de Chuck Berry, junto al Concierto de Brandeburgo número 2, de Bach. También va un mensaje de Jimmy Carter, entonces Presidente de Estados Unidos: “De las 200.000 millones de estrellas en la Vía Láctea, algunas pueden tener planetas habitados. Si una civilización intercepta el Voyager y puede comprender estos contenidos, éste es nuestro mensaje: Estamos tratando de sobrevivir a nuestro tiempo para vivir en el vuestro. Esperamos que un día, tras resolver nuestros problemas, nos unamos a una comunidad de Civilizaciones Galácticas.”

Debido a las críticas que recibieron por las figuras desnudas en la placa del Pioneer, se incluyó ahora sólo una silueta de la pareja…

LAS CONDICIONES DE LA VIDA

Para que se dé la vida en cualquier parte se necesita estar a la distancia precisa de la estrella (ni muy cerca ni muy lejos: lo que llaman la “zona de habitabilidad”), y tener agua, nitrógeno y oxígeno. “Sin agua, no hay posibilidades”, observa Tito Ureta. “Si hay agua, podría ser, pero podría no ser también”.

Uno de los problemas de los centenares de exoplanetas es que se ha descubierto sólo a los más grandes, porque los más chicos no se ven con los instrumentos actuales. (En esto podría ayudar el formidable E-ELT, que se instalará en Chile.) Es como si fuera fácil descubrir a los Júpiter y a los Saturno de los sistemas solares, pero no así a la modesta Tierra. “No sólo son muy grandes los planetas que han encontrado, sino que, además, están demasiado cerca de su estrella, a grandes temperaturas”, nota José Maza. “Se calcula que tienen una temperatura de cómo 1.000º C”. La gran mayoría no está en la “zona de habitabilidad”, un área que se caracteriza por tener una temperatura de entre 0 y 100º C, para que el agua esté líquida. En el caso de nuestro Sistema Solar, esta zona es desde más acá de Venus hasta Marte.

El mensaje del Voyager

Carl Sagan dedicó toda su energía a enviar el mensaje del Voyager.

Esto de las condiciones necesarias para que se dé la vida tiene que ver con cuán universales son las leyes de la bioquímica, explica Tito Ureta. “La bioquímica es la base de los seres vivos, que permite los intercambios de energía”.

Hawking mencionó que algunas leyes de la física son “universales” (funcionan en todo el universo), como es el caso de que no se puede superar la velocidad de la luz.

Ya mencionaba Tito Ureta que la “evolución” es algo que debe ser universal.
Algunos piensan que las leyes de la bioquímica son universales, pero eso hay que comprobarlo todavía.

En todo caso, la vida toma formas inusitadas. En la Tierra han encontrado seres vivos que, en vez de usar oxígeno, usan azufre, hierro y funcionan con una química distinta, observa Ureta. “Son formas quimiolitoautotróficas” (como las laboriosas bacterias que realizan la biolixiviación del cobre).
Este tipo de formas rarísimas de vida podría existir en una de las lunas de Júpiter, que se llama Europa. “Hay indicios de que tendría un gran lago congelado, y debajo de esa enorme costra de hielo, podría haber un océano líquido, en el que podría haber vida”, comenta José Maza.

Hawking también menciona el caso de Europa. El profesor Brian Cox, de la Universidad de Manchester, sugirió en una serie de la BBC que se debería revisar Europa, Titán (un satélite de Saturno) y Marte, donde se han encontrado restos de agua.

“Si alguna vez hubo vida en Marte, es improbable que haya sido algo más sofisticado que simples y robustas bacterias que pudieron sobrevivir en condiciones que la mayoría de las formas de vida habrían encontrado terriblemente desagradables”, afirma el investigador escocés Duncan Forgan. “Sospecho que la simple vida bacterial es probablemente muy común. No me sorprendería si la encontramos en nuestro propio Sistema Solar (en Europa, en Titán o en Encélado, otra luna de Saturno). Con respecto a encontrar vida inteligente, sospecho que debe ser moderadamente común, pero en una galaxia tan vasta, resulta bastante insignificante y totalmente imposible de contactar. La mayoría de las teorías científicas desde Copérnico comienzan con la premisa de que la Tierra y sus ocupantes no ocupan un lugar especial en el universo. ¡Espero vivir hasta el día en que eso sea demostrado”.

Lo otro sería que fuéramos el único planeta habitado en el universo.

-Seríamos el premiado de nuestra galaxia, que tiene 200.000 millones de estrellas –acota José Maza-. Pero, por otro lado, hay 100.000 millones de galaxias, y si en esta galaxia hay un premiado, que somos nosotros, a lo mejor hay un premiado en cada galaxia.

No estamos solos.

Sólo en nuestra galaxia, podría haber decenas de miles de civilizaciones inteligentes, estima un experto de la Universidad de Edimburgo.

$9.500 el juego de parlantes Creative A200

marzo 24th, 2010
Yo con mis parlantes Creative

Estos parlantes Creative 2.1 me costaron menos de 10 lucas

En mi hora de almuerzo, me arranqué a RIGG, que queda cerca de mi oficina. Pese a que dicen que atienden en horario continuado, de 9.30 a 18 horas, no había nadie a la hora de colación, así que me fui a almorzar al “Puerto Curanto”, en Bilbao con Infante (subieron el menú a $3.000). A la salida, estaban atendiendo y me compré un juego de parlantes Creative A200 por $9.500. La foto me la tomó Jonathan con mi celular Motorola y la traspasé al PC con un adaptador USB Bluetooth, que compré en RIGG a $2.900.

Cierra sus puertas un icono de la tecnología en Chile

marzo 23rd, 2010

Hoy, en Av. Salvador 1068, es el remate final de las últimas existencias de RIGG.

¡Cuántos recuerdos me trae RIGG!

¡Cuántas ferias Softel compartimos con su Gerente General, fundador y dueño, Ricardo Gutiérrez, siempre tan gentil, siempre tan amable!

En los primeros tiempos (estoy hablando de los comienzos de la década del 90), Ricardo nos invitaba a sus oficinas de Av. Salvador (en ese tiempo estaban al frente, en la vereda poniente) para mostrarnos las últimas novedades en proyectores. RIGG trajo los primeros; eran los Proxima, los InFocus. De esos tiempos en que había que cerrar las persianas para que se viera bien lo que proyectaban.

También fue pionero en los antivirus. RIGG (que es una sigla del nombre de Ricardo Gutiérrez Gatica) fue la primera empresa que trajo a Chile el antivirus VirusScan, de McAfee. Para que los clientes pudieran actualizar este antivirus, desarrollaron el BBS RIGG. Ya pocos se acuerdan, pero en ese tiempo (alrededor de 1995) por medio de los Bulletin Board Systems (BBS) los usuarios se conectaban entre sí utilizando un módem y un software. Era un sistema que sólo usaba texto: los usuarios podían bajar archivos, leer noticias, intercambiar mensajes o ver otro contenido proporcionado por el BBS.

Nosotros, en la recordada revista “Siglo XXI, Ciencia y Tecnología” del diario “El Mercurio” (uno de los nombres más largos que ha tenido jamás un suplemento), teníamos nuestro propio BBS, que administraba el imponente Alexander Schek.

El propio Leo Prieto describió a Schek en FayerWayer: “Comenzó escribiendo en la revista ‘Siglo XXI’ de ‘El Mercurio’ a principios de los noventa (publicación de culto), construyó y fue el SysOp del desaparecido BBS de ese mismo suplemento. Pero quizás todos lo recuerden como el  ‘gordito computín’ del programa Mr. Chips, transmitido por el canal de televisión Rock and Pop”.

Entonces, se necesitaban modems; RIGG trajo los de US Robotics, uno de los líderes. Su competencia era Hayes, que también era bien distribuido en Chile; durante muchos años mi amuleto fue un pequeño destornillador que decía Hayes;  me lo habían regalado en un evento (tal vez presentando el veloz módem de 56 Kbps) en el Hotel San Francisco Kempinski: terminó en algún buzón de vidrio de un aeropuerto estadounidense.

Lo llamativo de la historia es que US Robotics fue la empresa que introdujo el Pilot (después llamado PalmPilot), uno de los primeros organizadores personales de éxito, antecesor del Palm.

RIGG trajo el Pilot 1000, el Pilot 5000. Después, el PalmPilot. (La empresa japonesa de lápices Pen Corporation obligó a US Robotics a abandonar el nombre “Pilot”; el siguiente modelo fue el Palm III, ya sin “Pilot”).

En algún lanzamiento de la Softel (o de la FISA) yo me gané un Pilot 5000 por adivinar que estaban tocando la canción “De Buen Humor”, de Glenn Miller. Eso fue en el Hotel Santiago Park Plaza, de Av. Lyon. (Lo perdí en el asiento de una micro.) Mucho después, la empresa 3Com, que se había comprado a US Robotics, nos invitó a Chicago y nos regaló el Palm III. Bruce Claflin era el CEO de 3Com en ese tiempo y se reunió con nosotros: habían tomado la decisión de desprenderse de Palm. Los periodistas tecnológicos nos cansamos de decirle que era mala idea, pero no nos hicieron caso. Su argumento era que los distraía de su negocio principal; que llegaban a una compañía a ofrecer sus productos de redes y todos los ejecutivos sólo les preguntaban por la nueva Palm… Un pobre argumento. Yo conocía a Claflin de antes, cuando era ejecutivo de la PC Company en IBM. Habíamos estado juntos en Sao Paulo. Y estuve en una Comdex en Las Vegas en los tiempos en que fue Senior Vice President de Digital Equipment Corporation. “Conozco la cultura del Este y la del Oeste”, me comentó Claflin.

Igual perdí ese Palm III, que me gustaba mucho.

Durante mucho tiempo, la empresa que más sabía de Palm en Chile era RIGG Tecnología.

Con la llegada de la Internet, RIGG también contó con un pionero servicio Proveedor de Acceso a Internet (ISP), que se llamaba Netup.

De todo esto conversábamos con Ricardo Gutiérrez en las amplias y extensas ferias Softel que realizaba la FISA en su Parque Cerrillos.

Se va RIGG.

Se va toda una era de la tecnología en Chile. Una era en que todo era novedoso, en que todo nos llamaba al asombro. Tan distinta a ahora en que todo nos parece dado.

Symantec presentó los productos Norton 2010

noviembre 9th, 2009


La nueva tecnología “Quorum”, que se basa en la reputación, estrenó Symantec en sus nuevos productos Norton 2010. Se trata de Norton Internet Security 2010 (US$70, $36 mil) y Norton AntiVirus 2010 (US$40, $20 mil).
La tecnología Quorum utiliza los atributos exclusivos de un archivo (como la edad, la fuente de la descarga, la firma digital y su permanencia) para valorar su reputación.
En la medida que el archivo se va distribuyendo por la Internet, estos atributos cambian; entonces, Quorum actualiza la reputación del archivo.
“Quorum Technology aprende de los 35 millones de usuarios de la comunidad Norton”, comentó Abelino “Al” Ochoa, Director de Ventas al Consumidor de Symantec para Latinoamérica. “Después de diez días, Quorum ha bloqueado 70 mil nuevos malwares en alrededor de 320 mil computadores”.
Hace tres años que estaban desarrollando este concepto.
Como está pasando con otros productos de software, la nueva línea Norton 2010 es más liviana y más rápida. Norton Internet Security se instala en más o menos un minuto, usa alrededor de 10 megas de memoria y explora un disco duro corriente en 61 segundos (si es una unidad de estado sólido, en 31 segundos). También le agregaron un muy buen anti-spam corporativo, 20% más efectivo que el anterior. Usa el motor de Brightmail, empresa que Symantec adquirió en 2004.
En la presentación, en el Restaurante Miguel Torres, participó el subcomisario Segundo Mansilla, analista de la Brigada del Ciber Crimen, quien afirmó que la principal amenaza en estos momentos son los “botnets” (software instalado en los discos duros que hace que los computadores se comporten como “zombies”; en cualquier momento, un delincuente puede darles una orden para que ataquen un sitio, por ejemplo).
No se habló esta vez del producto estrella de Symantec, Norton 360 (US$80, $40 mil), cuya versión 4.0 se espera para abril. Los precios incluyen licencia por un año para tres computadores.
Es un muy buen producto Norton 360; yo tengo la versión 2.0, y me gustó tanto, que, cuando se cumplió el año, compré en línea la actualización (es la única compra en línea que he hecho en años). Me costó alrededor de $24 mil en marzo pasado. Lo mejor es que le hace un mantenimiento al computador: le limpia los archivos temporales, crea respaldos… Y todo lo hace calladito. Nunca te molesta. Pese a que está siempre presente (lo que llaman “real time protection”), no pone más lento el computador. Esto antes no era así. Antes, eran productos muy pesados. Pero, claro, también ahora tenemos procesadores dobles o cuádruples.

Nuevo posteo en el blog de Caras

octubre 27th, 2009

Parafraseando al gran Ricky Martin, escribí un blog sobre “Viviendo una vida Google”.
Se agradece todo tipo de comentarios!!!…